De flores

Por casualidad, el otro día, me encontré un trapillo rosado con flores pequeñitas blancas en un comercio, que era tan mono, que no me pude resistir y lo compré para realizar un proyecto que tenía en mente, pero que finalmente acabó siendo otro: una cestita (así voy practicando el crochet).

Cesta y floresMe la llevé a la casita del pueblo para rematarla, y allí ya encontró a su dueña porque le gustó como cestita de los mandos de la tele.

Cesta y relojEspero que os guste! Yo, mientras tanto, me sigo enganchando al ganchillo. 😉

Besos!

Primer amigurumi

Desde que he empezado con el ganchillo, ha sido un no parar. Es muy adictivo y los resultados se ven rápidamente. Como, además, cuando te equivocas puedes deshacer y volver a hacer, pues es fácil que las cosas acaben saliendo bastante bien.

La cesta que os enseñé en la anterior entrada la volví a hacer con forma circular (y he quedado más satisfecha). Tras la cesta, y, como me sobraba trapillo,  me he hecho un bolso de mano:

bolso trapillo

Con su forro interior, muy colorido y alegre, con un bolsillo interior:

interior bolso

Si os animáis a hacer uno, un consejo, como pesan bastante, a no ser que sea para algo puntual, no lo recomiendo para el día a día.

Por otra parte he superado la primera prueba de los amigurumi. Éste es el patrón (de esta página podéis descargar patrones para realizar amigurumis muy bonitos) que encontré y que me propuse hacer. Y el resultado, la verdad, no es del todo igual, porque he cometido fallos por todos lados…

señor conejo 2

Supongo que esto es cuestión de practicar mucho. Así que ahora estoy pensando cuál será el siguiente.

La verdad es que estoy bastante ilusionada porque con el ganchillo se pueden realizar múltiples proyectos (aunque mejor me sentiría si realmente me saliesen perfectos…tiempo al tiempo).

Espero que os gusten los progresos…como veis todo ha sido realizado en muy poco tiempo, así que os animo! que os podéis poner a ganchillar mientras veis la tele, o simplemente para desconectar un rato… es muy buena terapia.

Saludos!!!!

 

Dicho y hecho

Pues sí!!!! Por fin puedo enseñar un par de proyectos de crochet.

Mi funda para el móvil:

Funda movil

Y la cesta para guardar las chuches y los juguetes de la reina de la casa. Llegó hace un mes y nos tiene revolucionados…porque ella lo vale. ;). En teoría la cesta era para que fuese tirando a cuadrada,, sin embargo tiende a ser redonda…jajajaja. Cosas que tendré que pulir.

Cesta huesis

Espero no quedarme aquí, la intención es saber hacer amigurumis y monederos…una fijación mía.

Y cuando lo consiga (esto es ser positiva a mas no poder, jajajaja) ya empezaré a dos agujas…que eso ya me da algo más de miedo. Me gusta plantearlo más cara el invierno…

Pero poco a poco. Que me conozco y tanto quiero hacer que nunca hago nada.

Espero que os guste. Y os animo a que empecéis con alguna técnica. Sienta muy bien que las cosas vayan saliendo cuando un@ se lo propone.

Besos!!!

 

Y dale al ganchillo

Tras el éxito de la cesta de ganchillo que os enseñé en la entrada anterior, no me pude aguantar, y le pedí a mi madre que me hiciese una cesta más pequeñita (y a ojo) para poner en la entrada.Allí pongo las llaves (que las tengo en colores. Os enseñé cómo hacerlo AQUÍ), el móvil… Me da mucho juego porque quedan muy recogiditas y no quedan muy a la vista como con las típicas bandejas.

Y claro, visto lo visto, tuvo que hacer una segunda para mi hermana que le quedó así:

Quedan muy cuquiñas…son simples de todo, pero a mi me parece que tienen bastante encanto. Espero os guste también a vosotr@s.

La culpa no fue del cha-cha-chá

Pues aún no he empezado a aprender a ganchillar (poco a poco). Pero sí que le he insistido a mi madre para que hiciera una cesta (y algun@ que me haya leído en más de una entrada dirá: “¿más cestas?, lo tuyo es una obsesión”…y la verdad es que no estará muy desacertad@).

No sé cuantas cestas van de lo que llevo de Blog, pero bueno, ésta es de 10. ¡Me encanta! y la culpa no fue del cha-cha-chá sino del trapillo que ahora está tan de moda para hacer ganchillo. Me gusta mucho ese efecto de grosor que queda en las cosas que se hacen, como muy rústicas y hippies.

Lo cierto es que la vimos en una revista, y en menos de dos días (mientras se ve la tele) voilá…ahí estaba hecha, sin ningún fin en concreto…y ahora no sabemos ni qué hacer con ella, aunque algo se nos ocurrirá, porque es muy chula.

Tanto es así que ya le he pedido que me haga algunas cosillas con este tipo de material y con algún que otro punto de ganchillo que he visto por ahí. Como es algo que se acaba bastante rápido, mi madre está encantada…y de paso me estoy quedando con muchas cosillas del ganchillo…que no parece muy difícil, y los recuerdos de lo aprendido hace años atrás, me vienen a la cabeza.

Más miedo me da la calceta, que eso, para mi parecer, tiene algún grado más de complicación, y los recuerdos son algo más “perturbadores”. Y yo con esas pedazo agujas nunca me he acabado de llevar bien…esperemos que ahora que nos hemos dejado en un tiempo, podamos empezar de cero como si nada nunca hubiera pasado.

¿Alguien se anima?