De flores

Por casualidad, el otro día, me encontré un trapillo rosado con flores pequeñitas blancas en un comercio, que era tan mono, que no me pude resistir y lo compré para realizar un proyecto que tenía en mente, pero que finalmente acabó siendo otro: una cestita (así voy practicando el crochet).

Cesta y floresMe la llevé a la casita del pueblo para rematarla, y allí ya encontró a su dueña porque le gustó como cestita de los mandos de la tele.

Cesta y relojEspero que os guste! Yo, mientras tanto, me sigo enganchando al ganchillo. 😉

Besos!