De flores

Por casualidad, el otro día, me encontré un trapillo rosado con flores pequeñitas blancas en un comercio, que era tan mono, que no me pude resistir y lo compré para realizar un proyecto que tenía en mente, pero que finalmente acabó siendo otro: una cestita (así voy practicando el crochet).

Cesta y floresMe la llevé a la casita del pueblo para rematarla, y allí ya encontró a su dueña porque le gustó como cestita de los mandos de la tele.

Cesta y relojEspero que os guste! Yo, mientras tanto, me sigo enganchando al ganchillo. 😉

Besos!

Poner flores al asunto

Esto de que se incorpore un nuevo miembro a la familia, no es nada fácil.

Lo cierto es que cuando adoptamos a huesitos, nuestra perrita de orejas largas y de raza indeterminada (aunque por su físico es, seguramente, un sabueso de caza), con toda nuestra buena fe e intención de que tuviera una vida llena de cariño, no sabíamos lo que nos llevábamos a casa, además de mucha alegría.

No me voy a quejar, porque la perriña es muy buena..sólo que en su etapa de adolescencia tiene sus berrinches. Uno de ellos los demostró con mi alfombra de baño favorita…:(

Alfombra agujero

El gran trabajo llevado a cabo por huesitos de madrugada tras un enfado de su dueña

Mi pareja ya la daba por perdida (la alfombra…aunque la perra, en algún momento, también), pero yo soy un poco más tenaz, y con la filosofía de “¡Aquí no se tira nada!”, me puse manos manos a la obra y con un poco de imaginación y poquita tela se puede obtener un bonito resultado.

Alfombra flores

Tras la grata sorpresa que nos tenía preparada huesitos, decido arreglar el destrozo

Espero que os haya gustado. Yo pienso seguir disfrutando de la que sigue siendo mi alfombra favorita, y de huesitos también!…hasta que agote mi imaginación.:)

¡Besos!