Acomódate

¿A que da mucho gusto poder sentarse en el sofá a leer, ver  la tele, coser…sin más preocupaciones que esa?

Yo pocas veces puedo hacerlo, pero, en cuanto tengo la mínima posibilidad, me recoloco bien y después no hay quien consiga moverme de ahí.

En casa tengo un cojín que ayuda a que me acomode. Lo hizo mi madre hace ya 4 años y le tengo un especial cariño. Es de esas cosas que tienes y que te acompañan durante mucho tiempo sin que te des cuenta de lo útiles y cómodas que son.

¡Le he dado tantos usos!: he dormido sobre él cuando me ha faltado almohada, he apoyado la espalda cuando necesitaba mullido, me he sentado sobre él sobre esas sillas en las que a veces no sabe uno cómo sentarse y me ha acompañado a un que otro viaje.

¿Os gusta? El pobre ya tiene sus marcas del uso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s